La población del Figaró nos ofrece varios itinerarios interesantes a realizar como es la ascensión al Tagamanent o al Puiggraciós desde la estación de tren de cercanías, en ambos casos tenemos un desnivel superior a 600 metros por lo que la dificultad pasa a ser moderada. En esta ocasión visitamos la Ruta de los árboles de la riera de Vallcàrquera que se encuentra al final de la población del Figaró en el lado norte.

Empezamos a caminar en dirección a la pasarela peatonal que podemos observar desde el aparcamiento de la estación de tren que nos permite cruzar la C-17 para poder llegar a la calle principal de la población y poder continuar por ella en sentido norte hasta pasar las últimas casas. Aquí encontraremos unos palos informativos de la Ruta de los arboles justo al otro lado del puente de Ca l’Andreu a nuestra derecha. Este primer tramo solo hemos tardado unos 10 minutos desde el punto de inicio.

El encanto del itinerario propuesto es de disfrutar de un paseo por el bosque en el que nos va indicando los diferentes tipos de árboles que nos vamos encontrando mediante unos plafones informativos e ir descubriendo pequeños rincones con encanto de la riera con sus pozas escondidas entre la vegetación.

Hemos tenido meses con una falta importante de precipitaciones y unos diez días de ola de calor acuciante a mediados de junio y aun así nos encontramos con que el afluente tiene bastante caudal para poderse dar un baño protegidos del sol por unas grandes higueras.

Pasado este primer tramo con encanto, el sendero nos incorpora a la carretera local que va desde el Figaró hasta la casa de natura de la Rectoría. Giramos a la izquierda y seguimos unos 700 metros de vial hasta llegar al siguiente desvío a nuestra derecha que nos permite adentrarnos nuevamente al bosque.

Este segundo tramo de bosque se nota que no es muy visitado por que la maleza a crecido lo bastante como para dificultar el paso por el itinerario marcado con los plafones informativos. Personalmente no me ha acabado de gustar al haber tramos aéreos de más de diez metros a simple vista con un talud bastante pronunciado, en malas condiciones y sin una vista panorámica que justificara su visita.

Finalizamos el sendero aéreo incorporándonos a una pista forestal, giramos a la izquierda y bajamos hasta una curva de unos 180 grados a nuestra izquierda que es el cruce de camino que nos permite llegar a una mina de agua y las ruinas de una antigua masía. Al ser temprano realizamos la visita y regresamos nuevamente al cruce para seguir con la pista hasta llegar a la carretera local nuevamente.

Al encontrarnos muy cerca de la casa de natura de la Rectoría aprovechamos para hacer una visita, lo más característico a parte de los talleres que imparte es su entorno con diferentes árboles frutales como son, las higueras o los albaricoques.

Nos damos la vuelta por la misma carretera pasando por varias casas y un depósito de agua municipal antes de seguir el mismo camino de ida pasando nuevamente por la riera de Vallcàrquera.

GALERíA DE IMÁGENES