Recomendar un restaurante siempre es complicado porque depende del gusto de cada persona, por eso en mi caso siempre aplico el criterio de las tres B (Bueno, Bonito y Barato).

En este sentido la Brasería Maur Muntaner cumple de sobras con este criterio y su descubrimiento ha sido por casualidad. Se encuentra situado en la calle Muntaner, 21 de Barcelona.

La brasería tiene un ambiente romántico, muy cuidado fusionado con pequeño elementos rústicos que le dan una personalidad propia. En cuanto a la atención del personal es impecable, son amables ofreciendo una orientación a la hora de elegir a la carta.

Para empezar nos ofrecieron un pequeño aperitivo, los cuales eran nachos con una salsa muy suave de queso, mientras decidiamos que elegir de la carta. Al final decidimos pedir como entrante unas bravas acompañadas de una sangría de vino, como plato principal una parrillada de carne para compartir dado que nos aconsejaron que era suficiente para los dos. Y como postre una tarta tatim de manzana acompañada de una crema suave de leche.

Las bravas son hechas por ellos mismos acompañadas por una salsa con un toque picante que le dan un buen gusto. El plato principal, que se compone por seis tipos de carne: butifarra, morcilla, costilla de cerdo, pechuga de pollo, conejo y osobuco acompañado de unas patatas al caliu y tomate, tanto la carne como el acompañamiento estaban en su punto. En cuanto al postre, tarta tatim de manzana tenía una buena textura, la base de galleta le daba un toque crujiente y la crema de leche se mezclaba con el sabor dulce de la manzana que hacía una buena combinación de sabores.

La brasería Maur Muntaner ha sido un gran descubrimiento para recomendar,  sin duda volveremos muy pronto para poder degustar más platos de su carta, sobre todo probar las pizzas hechas en horno de leña que tenían muy buena pinta.

La Carta

Algunas imágenes de Maur Muntaner